Entendemos nuestra gesta cultural como una plataforma para crear redes de solidaridad y apoyo mutuo que respondan a la interseccionalidad de nuestras experiencias. Redistribuimos recursos y herramientas entre poblaciones marginadas llevando a cabo lógicas de economía solidaria. Colaboramos con otros colectivos tanto dentro como fuera del archipiélago para informar, convocar, documentar y articular los movimientos sociales. Realizamos esta gestión a través de talleres y contenidos informativos que articulan de modo transversal los diversos temas sociales, económicos y políticos para brindar una comprensión más completa del porqué y el cómo ocurre la opresión en nuestro contexto colonial. Generamos conversaciones para articular narrativas que nos permitan rastrear el carácter colectivo de nuestras experiencias. Además, entendemos que el primer obstáculo a la movilización social es la precariedad tan violenta que vivimos y que nos hace decidir entre comer o pagar la renta, por lo que incentivar la organización y creación de “comunidad” implica proveer las herramientas y los recursos económicos básicos necesarios para hacerla posible.

 

Creamos actividades, exposiciones, publicaciones y diversos tipos de contenidos que abordan nuestras experiencias desde diversas facetas; coordinamos recaudaciones de fondos; participamos de movilizaciones y marchas; organizamos residencias artísticas y más. Nos encargamos de incrementar la participación de estas poblaciones marginadas a través de la redistribución de recursos económicos, conocimiento y herramientas, tanto en el ámbito de las artes como en la organización comunitaria. Creamos espacios seguros y accesibles para la formación de comunidades artísticas de convivencia sana libres de acoso y agresiones.

Nuestra gestión se basa en:

  • economía solidaria

  • apoyo mutuo

  • trabajo colaborativo

  • prácticas anarco-transfeministas

  • horizontalidad

Nuestra gestión

©2020 Editorial Casa Cuna.